La energía se toma del entorno natural (aire), se comprime y se transporta consiguiendo hasta un 65 por 100 de ahorro en el consumo respecto a otros sistemas.

¿Cómo funciona la aerotermia?

Los equipos de aerotermia son bombas de calor que toman la energía del aire exterior y la transportan al interior de los edificios calentándolos. También actúan a la inversa, llevando el calor del interior de los recintos hacia el exterior, refrigerándolos. Asimismo pueden producir agua caliente sanitaria de forma limpia, económica y respetuosa con el medio ambiente.

Cómo funciona un abomba de calor

La bomba de calor es capaz de transportar más calor que la energía eléctrica que consume. Por cada KW eléctrico consumido, obtenemos 4 KW de energía térmica útil, es decir, nos proporciona 3 KW de energía gratuita. Su funcionamiento está basado en transportar el calor en vez de generarlo.

Edificios de Consumo Casi Nulo

A partir de diciembre de 2020 los edificios de nueva construcción deberán ser NZEB (Nearly Zero Energy Building) o Edificios de Consumo Casi Nulo. Tendrán un nivel de eficiencia energética muy alto, consumirán muy poca energía y utilizarán energía renovable. Con esto se pretende cumplir los protocolos internacionales de reducción de emisiones de CO2

Edificio con aerotermina

Este es un ejemplo de Edificio de Consumo Casi Nulo que nos propone Baxi. Las bombas de calor se integran con los nuevos sistemas de climatización y junto con las placas solares, el suelo radiante y los fancoils conseguimos al mismo tiempo agua caliente y mantener la temperatura ideal en la vivienda todo el año con un consumo mínimo. Los equipos de aerotermia se componen de una unidad interior (que sustituye a la caldera), otra exterior (como cualquier bomba de calor) y un depósito de agua . El equipo es más eficiente si funciona con radiadores de baja temperatura o suelo radiante que sólo precisan una temperatura del agua de 45 a 50 grados. Los radiadores convencionales necesitan que el agua circule a 60 grados para que la vivienda alcance una temperatura óptima.

Costes de mantenimiento

El ahorro energético no es la única ventaja de estos aparatos. Al no producirse combustión no necesitamos ningún contrato de mantenimiento ni revisiones periódicas por lo que el coste de mantenimiento es muy inferior al de una caldera convencional. Por otra parte no generan ningún tipo de residuo ni humo de combustión contaminante, ya que se trata de una energía totalmente limpia

La energía del futuro

En poco tiempo, esta energía hoy casi desconocida, se habrá introducido en muchos hogares, especialmente en los de nueva construcción y supondrá un paso muy importante para mejorar la calidad de nuesto aire y reducir los costes en energía. Si quieres saber más sobre la aerotermia, consulta aquí con los profesionales.